En una visita al campo de refugiados en Domiz, al norte de Iraq, la actriz dijo que, “cuando ni siquiera existe una ayuda mínima, las familias de los refugiados no pueden recibir el tratamiento médico adecuado, las mujeres y las niñas son vulnerables a la violencia sexual (…) desperdiciamos la oportunidad de invertir en los refugiados para que puedan adquirir nuevas habilidades”

La actriz aludió a la falta de recursos económicos de la agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) para responder a los conflictos, ya que este año “solo ha recibido un 17% de su financiación”, aseveró en un comunicado, y añadió que esto puede causar “terribles consecuencias humanas”.

Sin embargo, aportó una visión optimista a la situación e indicó que la única solución para que no suceda es “poner fin a los conflictos que obligan a las personas a huir de sus hogares y que todos los gobiernos cumplan con sus responsabilidades”.

Además, apuntó que todavía existe esperanza, tras visitar este sábado la ciudad de Mosul y hoy el campo de Domiz, en la región del Kurdistán iraquí, donde están asentados un gran número de refugiados sirios que huyeron de la guerra en su país. “Hay millones de refugiados y personas desplazadas que desean regresar a sus hogares y trabajar y comenzar de nuevo, como ayer vi en Mosul, donde ladrillo a ladrillo, con sus propias manos, están reconstruyendo sus hogares”, indicó.

La ofensiva en Mosul para derrotar al grupo yihadista del Estado Islámico, que terminó hace casi un año, duró casi nueve meses y fue la más sangrienta de todas las iniciadas por las fuerzas iraquíes apoyadas por la coalición internacional, liderada por Estados Unidos.

Su visita a Irak ha coincidido con la fiesta del Aíd al Fitr, la festividad que pone fin al mes sagrado de ramadán y que termina hoy, para celebrar el Día Mundial de los Refugiados, que tendrá lugar el próximo miércoles 20 de junio.