REDACCIÓN
CHETUMAL.- Dos semanas después de que prácticamente se vació, como consecuencia de
tres a seis socavones cuyo origen aún deben dilucidar las autoridades ambientales, el agua
ha estado retornando paulatinamente a la laguna de Chakanbakán, en el ejido Laguna Om,
para beneplácito de los pobladores.
El fenómeno, conocido en maya como “xúuch” (sorber), desapareció la mayor parte del
líquido contenido en las 20 hectáreas de la laguna, dejando a los peces en el lodo y a los
cocodrilos, tortugas y el resto de la fauna trasladándose a las áreas donde el agua se
mantuvo.
La gente de la comunidad se encuentra asombrada por la rapidez con la que el cuerpo de
agua ha ido recuperándose; “tenemos una marca que tiene dos metros, ya casi le quedan
como 50 centímetros para llegar a los dos metros de agua, la corriente que viene del sur es
la que está abasteciendo la laguna”, dijo Leopoldo Santos, comisariado ejidal de Laguna
Om, en una entrevista publicada por el diario Excélsior.
Los ejidatarios prohibieron el paso a la laguna hasta que quede totalmente restablecida; el
área se mantiene también bajo el resguardo de Protección Civil del municipio Othón P.
Blanco, pues los investigadores no descartan que ocurran más colapsos.
De igual forma, personal de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y
la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) están pendientes del
lugar y de su fauna, a la vez que mantienen las investigaciones sobre el fenómeno que
causó el vaciamiento de la laguna